Historia

Historia

En la Ciudad de Monterrey, Capital del Estado de Nuevo León; a los diecinueve días del mes de septiembre del año de mil novecientos treinta y tres, reunidos en el salón de actos de la Facultad de Medicina la totalidad de los profesores de la Escuela de Farmacia y siendo las veintiún horas en punto, el Sr. Director de la Facultad de Medicina Dr. Procopio González Garza, expuso el motivo de la convocatoria, el cual era el de elegir Director y Secretario de la naciente Facultad de Química y Farmacia, en virtud de que una vez establecida la Universidad de Nuevo León, la Facultad de Química y Farmacia quedaría independiente de la de Medicina y funcionando en la forma y términos que previene la Ley Orgánica de la Universidad, así mismo indicó la conveniencia de la elección de un representante de los profesores ante el Consejo Universitario, de acuerdo de lo que rezan los incisos primeros de los artículos séptimo y octavo de la mencionada Ley Orgánica de la Universidad.

Una vez discutido y aprobado lo anterior, el Ingeniero Gustavo Bernal, pidió la palabra y propone como candidato a la Dirección de la Facultad de Química y Farmacia, a la consideración de la Asamblea, al Sr. Profesor Farmacéutico Antonio Castillo; es secundada dicha proposición por la mayoría de los presentes y puesta a votación, fue aprobada y por unanimidad. Posteriormente y en forma análoga fue elegido para Secretario de la misma Facultad, el Sr. Profesor Farmacéutico Andrés Ruiz Flores. El Sr. Profesor Antonio Castillo, propone para el Representante del Profesorado de la Facultad, ante el Consejo Universitario al Sr. Profesor Farmacéutico Raúl Ortíz, propuesta que es secundada y aprobada por unanimidad; en la misma forma es propuesto y elegido como representante suplente el Sr. Profesor Ing. Gustavo Bernal; manifestando todos ser de conformidad.

No habiendo otro asunto que tratar y siendo las veintidos horas, se da por terminada la sesión y para constancia se extiende la presente acta, que una vez ratificada y conformes, firman el Presidente Sr. Dr. Procopio González Garza, el Secretario Sr. Dr. Mauricio Martínez Guzmán y los recientemente electos, Director de la Facultad de Química y Farmacia Profesor Antonio Castillo y el Secretario de la misma, Profesor Andrés Ruíz Flores.

6 Antecedentes
Los primeros estudios de Química, fueron establecidos por el Dr. José Eleuterio González, en el año de 1835 al iniciar una cátedra de Farmacia y Química en el Hospital de Nuestra Señora del Rosario.

Fue en el año de 1928, cuando los Profesores Antonio Castillo y Andrés Ruíz Flores, unidos por el mismo espíritu de progreso, vieron la necesidad urgente para Monterrey, Ciudad que desde hacía años era ya famosa en la República y en el extranjero por su industria, de crear una Escuela de Química y Farmacia, para preparar científicamente generaciones que satisfacieran las necesidades demandadas por el medio, tanto desde el punto de vista Médico como Industrial.

La Escuela de Química y Farmacia se inició en el año de 1931, iniciando su funcionamiento con la Carrera de Farmacéutico, la cual se cursaba en dos años, impartiéndose las clases en el local de la Escuela de Medicina a la que se encontraba incorporada. En esa época era Gobernador Constitucional de Nuevo León el Lic. Aarón Sáenz.

El personal administrativo y docente estaba a cargo del Profesor Mauricio Martínez Guzmán como Secretario; Profesor Antonio Castillo que dictaba la cátedra de Física; el Profesor Andrés Ruíz Flores, la cátedra de Farmacognosia, el Ing. Gustavo Bernal, que impartía las prácticas de Química y Farmacia, el Ing. Raúl Ortíz, que dictaba la teoría de la Química Inorgánica y el Dr. Rubén Valdez Zambrano que impartía la cátedra de Higiene de Laboratorio y Primeros Auxilios.

Antes de que la Escuela de Química y Farmacia se independizara de la Escuela de Medicina, se le asignó como local oficial un saloncito que estaba ubicado en la calle Cuauhtémoc.

Por acuerdo del Consejo Universitario el 19 de septiembre de 1933 dejó de quedar incorporada la Escuela de Química y Farmacia a la Facultad de Medicina, convirtiéndose en Facultad de Química y Farmacia. Así inició sus funciones en un local en Colegio Civil.

En el acta de fundación se señala como Director de la Facultad al Profesor Farmacéutico Antonio Castillo, como Secretario al Profesor Farmacéutico Andrés Ruíz Flores y como Representante del profesorado ante el Consejo Universitario al Profesor Químico Farmacéutico Raúl Ortíz.

Durante este período ingresa como catedrático a la Escuela el Profesor Manuel Rangel Rivera quien impulsa cursos prácticos en el Área de Química Inorgánica y Análisis Cualitativo.

Siendo Rector el Dr. Pedro de Alba en 1935, la Facultad pasó a ocupar el local ubicado en la calle Cuauhtémoc 202 Nte, esquina con Ruperto Martínez. Durante este mismo período se inicia la carrera de Químico Farmacéutico cuya duración era de tres años. En 1936 se inició la carrera de Químico Industrial cuyo estudio requería de cuatro años.

En 1938, se creó la Carrera de Ingeniero Químico adoptándose planes de estudio semejantes a los de la UNAM. En este año se cambió de local a uno más amplio y mejor acondicionado, pero sin llegar a ser aquel que cumpliera con las exigencias de la época, por lo que el Ing. Bernardo N. Dávila Reyes, Director y el Dr. Enrique C. Livas, Rector de la Universidad, se abocaron a la tarea de conseguir un terreno para la construcción de la Facultad y así fue dado en comodato de arrendamiento por 100 años el terreno ubicado en Guerrero y Progreso que pertenecía a American Smelting and Refining Co., situada sobre la calle de Guerrero.

En 1943, se cambia el nombre de la Facultad de Química y Farmacia por el de Facultad de Ciencias Químicas y en este año se inicia la construcción del edificio de Guerrero y Progreso, gracias a las gestiones del Ing. Bernardo N. Dávila Reyes, Director de la Facultad y del Dr. Enrique C. Livas Rector de la Universidad, ante el Gobernador del Estado General Bonifacio Salinas Leal.

Siendo Director de la Facultad el Q.I. Carlos Sandoval y Secretario el Ing. Aureliano García, en 1949 se impulsa fuertemente la construcción de Laboratorios en el área de Bacteriología, Ingeniería Química y de Química Básica.

Durante el año escolar 1958-1959 se vio la necesidad de hacer una revisión y actualización de Planes de Estudio lo que culminó en incremento de las carreras a cinco años. Así mismo se creó la Carrera de Ingeniero Industrial Administrador, también con una duración de cinco años. En esa época era Director el Ing. Guillermo F. Dávalos.

En 1960, se aprueba por el Consejo Universitario los planes de estudio de Postgrado en Ingeniería Industrial, siendo Director de la Facultad el Ing. Guillermo F. Dávalos.

En 1953, bajo la Dirección del Ing. Eugenio Richer Santos, se obtuvo la aprobación del C. Gobernador para la construcción del nuevo edificio en terrenos de la Ciudad Universitaria.

En 1964 se inician cursos de Ingeniería Industrial y Técnicas Administrativas con la colaboración de Ingenieros Consultores de la firma Norris y Elliot.

En 1965 siendo Director el Dr. Ramiro Gutiérrez Flores, se reestructuran las licenciaturas cambiándose el plan anual a plan semestral. La duración de las carreras también se modificó quedando las de LQI y QFB en ocho semestres y las de IQ e IIA de nueve semestres.

En 1968 se inician las Maestrías en Administración e Ingeniería Industrial, estando en la Dirección el Ing. Ricardo Salgado: en este período fue aprobado el que al acreditar dos materias de Maestría sirviera como opción al título tanto de Ingeniero Químico como de Ingeniero Industrial Administrador.

En 1969 se incorpora la Facultad de Comercio y Administración a la Escuela de Graduados para la aprobación de cursos de maestría en opción al título de Contador Público, coordinándose para esto el Director de la Facultad de Comercio y Administración C.P. Raúl Cisneros y el Director de la Facultad Ing. Ricardo Salgado Gutiérrez.

En 1970 se abre la primera extensión de la Escuela de Graduados en Saltillo, Coah., bajo la coordinación del Ing. Julio César Leal Benavides.

Durante el período escolar 1970-1972 la UANL inició un Proyecto de formación común para las carreras de Ingeniería, de tal manera que se integró un programa de dos semestres llamado área común, en la que también participó la Facultad de Ciencias Químicas.

En 1971 se inició el traslado de la Facultad a Cd. Universitaria. En esa época era Director el Ing. Pablo Morales Pinal y se utilizaban los dos edificios mientras concluía la instalación de los laboratorios en la Cd. Universitaria.

Una vez que el traslado hacia la Cd. Universitaria se completó para la licenciatura, se tomó la decisión de mantener el antiguo edificio de Guerrero y Progreso para dedicarlos a laboratorios de investigación y cursos de Postgrado.

En 1976 se revisa el curriculum de la carrera de Ingeniería Industrial Administrador, plan aún vigente aunque con las actualizaciones pertinentes. El Q.I. Sergio Bermejo era el Director de esa época. Durante ese mismo período se inició el laboratorio de Servicios Profesionales para ofrecer servicio analítico especializado a la industria, así como asesoría técnica; también se concluyó el tercer edificio de la Facultad, reacomodándose las oficinas administrativas y la Biblioteca. En 1981 se inició formalmente el Plan Escuela Empresa, lográndose con el sector productivo convenios para prácticas profesionales, estancias de maestros en la industria, institucionalización de visitas mutuas, becas de apoyo a alumnos, entre otras actividades bajo la Dirección del Ing. Severo G. Flores Lira se inició la Maestría en Ingeniería Química ofrecida exclusivamente para empleados de la empresa Hylsa.

También en este período se reestructuró la administración de la Facultad, cambiando de una organización de departamentos a otra en la que las carreras tuvieran mayor autonomía.

En 1989 siendo Director el Ing. Ezequiel Castillo Prieto, se promovió la reactivación de la sociedad de Ex-Alumnos de la Facultad, también en ese año se concluyó la Sala Polivalente (para eventos académicos y deportivos). Durante este período se reactivó la vinculación con el Sector Productivo mediante la realización de Foros y Simposium.

Habiéndose iniciado los estudios para la estructuración del Programa Doctorado en Química durante la gestión del Ing. Ezequiel Castillo Prieto, el Consejo Universitario aprobó este programa en marzo de 1990. Se integró entonces el Comité Doctoral correspondiente.

En la gestión del Q.I. Andrés Cerda Onofre, Iniciada en noviembre de 1989, se hizo énfasis en el apoyo a la Investigación (con la adquisición de equipo analítico) el establecimiento de convenios con otras Universidades y Centros de Investigación, así como la vinculación con el sector productivo. Se estableció un convenio tripartita con la Universidad de Coahuila, el Centro de Investigación en Química Aplicada y la U.A.N.L. para la formación de recursos humanos en polímeros mediante un programa de Postgrado de alto nivel.

Se reestructuró el programa de Postgrado diferenciado las áreas de Administración e Ingeniería Industrial y la de Ciencias Químicas, obteniéndose la autorización para la actualización de las Maestrías en Administración, la de Ciencias Químicas y la de Microbiología Industrial. También se incrementó la capacitación al sector docente, así como a los sectores administrativos y técnicos. Por otra parte se formalizó la capacitación y asesoría a la industria a través de la creación del Centro de Extensión y Educación Continua.

Historia de los Colores 

Los colores de la Facultad de Ciencias Químicas son el rojo y blanco. Esos colores se debieron a unos jerseys que les donó un equipo de americano de los Estados Unidos.
De ahí en adelante los uniformes de todos los deportes fueron de ese color.

Mascota

El tecolote o búho salió con la primera generación de 1948 en ese año se suscitó una controversia con la facultad de Leyes y tuvo que nombrarse una comisión dictaminadora que buscara en la historia las justificaciones.

Para la justificación de la facultad de Leyes se apoyó en un escritor que ejercía en derecho.

Que cuando había discrepancias entre los animalitos, estos consultaban al búho o tecolote (es el mismo animalito con diferente nombre), por considerarlo el más inteligente.

La justificación para la F.C.Q. fue que:

Conectaba más con la carrera de Química por su representación a la alquimia como origen de la brujería.
Por lo tanto tenían más derecho a usarlo como símbolo para la F.C.Q.
La comisión dictaminadora dio el fallo a favor de la F.C.Q.

Integracion y Pensamiento

La Facultad de Ciencias Químicas muestra un mural al frente del edificio redondo, llamado “Integración y Pensamiento”, realizado por Guillermo Ceniceros en 1998, debido a la celebración del 65 aniversario de nuestra institución.

El mural representa las actividades de la facultad, así como la relación del hombre con la química y su influencia sobre el ser humano y la vida.

Objetivo

El mural ubicado en el edificio redondo de la F.C.Q. representa el que hacer de nuestra dependencia.

El Mural muestra

Enseñanza del conocimiento en las áreas de nuestras carreras profesionales.
Enseñanza del conocimiento en las áreas de nuestros posgrados.
Creación del conocimiento en las líneas de investigación propias de nuestra dependencia.
Vinculación industrial y social.
Educación Continua.
Recurso Humano.

Significado

Se puede visualizar de izquierda a derecha el origen de la química hasta un concepto futurista, teniendo como marco los elementos químicos.

El mural parte en su centro con nuestra ciudad, decorada con colores metálicos, enseguida podemos observar cuatro círculos que representan las carreras profesionales y se delinea un abanico que representa la compleja red, tejida de interrelaciones química y su aplicación como ciencia útil a la sociedad.

Según Ceniceros ‘es un homenaje indirecto al hom­bre industrioso de Monterrey, que como en la historia bíblica, gusta de construir con materiales perdurables y sobre fundamentos firmes una casa para el tercer milenio’.

Características

El mural semicircular está en la entrada principal de la Facultad y está hecho de mármol, cerámica, cemento y piedra.

Ceniceros explicó que por dos motivos eligió estos materiales: uno en re­conocimiento al entorno cultural de Monterrey y el otro para que resistan los cambios climáticos de la región.

La creación de 480 metros cuadrados es la fachada de la Facultad; mediante mosaicos contiene de forma alegórica los elementos químicos y la actividad de la misma ciencia.

El mural está dividido en dos partes: el lado izquierdo es la recreación simbólica del entorno con el agua, en tonos azules y verdes, y el derecho con el fuego y los metales, en rojos, naranjas y amarillos.

No se admiten más comentarios